Terremoto de 8.2° en México, el mayor en un siglo; a tres años de la desgracia

    Santo Domingo Tehuantepec, Oax.- Un terremoto de magnitud 8.2° sacudió la noche del jueves 7 de septiembre de 2017 el suroeste de México, el mayor registrado en un siglo.

    El entonces presidente de México, Enrique Peña Nieto, ofreció una rueda de prensa -posterior al movimiento- en la que informó que el número de víctimas mortales ascendió a 61 personas: 45 en Oaxaca, 12 en Chiapas y cuatro en Tabasco .

    De acuerdo con el Servicio Sismológico de México, el sismo tuvo su epicentro a 137 kilómetros al suroeste de Tonalá, Chiapas, y se registró a una profundidad de 58 kilómetros, a las 23:49 horas (hora del centro del país).

    ■ RÉPLICAS
    Hasta las 13:00 horas del viernes 8 se habían registrado 337 réplicas, la mayor de magnitud 6,2 , y las autoridades pedían a los ciudadanos que se mantuvieran en alerta porque podrían registrarse más.

    ■ PRIORIDAD: ATENDER A LOS DAMNIFICADOS
    En su intervención pública, Peña Nieto subrayó que la prioridad era «atender a la población damnificada con alimentación, agua y asistencia en servicios de salud».

    Después habría que emprender la reconstrucción, especialmente de las viviendas.

    «Queremos reiterar nuestra solidaridad y nuestro más sentido pésame a familiares de las víctimas ante el impacto y los daños que dejó este sismo que hemos resentido», dijo el mandatario.

    ■ JUCHITÁN, DE LOS MÁS AFECTADOS
    Uno de los municipios más afectados sin duda fue Juchitán de Zaragoza, Oaxaca, donde según su entonces alcaldesa, Gloria Sánchez, fallecieron 36 personas.

    Así lo informó a medios nacionales, que estaban tratando de rescatar a un policía que quedó atrapado bajo los escombros del palacio municipal (sede del gobierno local), mismo que resultó parcialmente derruido.

    «La situación de Juchitán, una localidad de Oaxaca, es desastrosa», sí lo describió su alcaldesa Gloria Sánchez.

    Sánchez describió la situación de «desastrosa» con más de mil viviendas derrumbadas.

    El presidente Enrique Peña Nieto, quien se desplazó a la zona para observar de primera mano las consecuencias del terremoto, había escrito anteriormente en su cuenta de Twitter: «La prioridad en Juchitán es restablecer el abasto de agua y alimentos, así como la atención médica de las personas afectadas».

    Numerosas viviendas fueron derruidas por el sismo en esta localidad.

    Además en Matías Romero, en el mismo estado, el derrumbe de un hotel dejó varios heridos.

    En Chiapas se reportaron «deslaves ligeros» en las carreteras, «pero se ha revisado completa la red nacional de carretera y opera con normalidad», dijo Puente.

    ■ OLAS DE TSUNAMI
    El Centro de Advertencias de Tsunamis del Pacífico emitió una alerta por la posibilidad de «olas generalizadas y peligrosas de tsunami en algunas costas» de México, Guatemala, El Salvador, Costa Rica, Nicaragua, Panamá, Honduras y Ecuador.

    Pero para las 14:30 horas la alerta había sido desactivada en la Costa y el Istmo de Tehuantepec, Oaxaca. Así lo informó el gobierno del estado a través de la Coordinación Estatal de Protección Civil (CEPCO).

    El jefe del Servicio Mareográfico de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Jorge Zavala, informó más tarde que el tsunami sí ocurrió y que lo hizo 15 minutos después del sismo en las costas de Chiapas, con manifestaciones de olas de dos a tres metros de altura.

    «El tsunami sí ocurrió. Tuvimos un tsunami de relativa importancia alcanzando hasta tres metros, en otros sitios de alrededor de dos metros. Afortunadamente no tuvo una amplitud tan grande», señaló durante una conferencia de prensa ofrecida en el Instituto de Geofísica de la UNAM.

    Como medida la Capitanía del Puerto Regional de Chiapas cerró toda navegación, según informó Protección Civil de ese estado.

    ■ DAÑOS EN LA RED ELÉCTRICO
    De acuerdo a la Comisión Federal de Electricidad, casi 2 millones de personas se quedaron sin energía eléctrica por el sismo, pero al 90% ya les fue restablecida .

    Al principio el Servicio Sismológico Mexicano situó la magnitud del sismo en los 8.4° grados, pero posteriormente aclaró que fue de 8.2°.

    Las autoridades suspendieron operaciones en la refinería de Salina Cruz, en Oaxaca, como medida de precaución.

    El sismo se sintió también en Guatemala, El Salvador y Honduras .

    En Guatemala, el presidente Jimmy Morales llamó a la calma, pues el temblor se percibió también en varias zonas en el norte de ese país, mientras en El Salvador se iniciaron los dispositivos para evacuar a la población de zonas costeras en caso de peligro de tsunami.

    Comentarios (No)

    Dejar un Comentario