Oaxaca contagia a Guanajuato, Tamaulipas, Colima, Tabasco y CDMX: van contra la chatarra

    Ciudad de México.- La semana pasada Oaxaca sentó un precedente en torno a la promoción de alimentación saludable para los niños en toda la región.

    El estado ubicado al sur de México se convirtió en el primero de este país y de toda América Latina en impedir la venta, regalo, distribución o cualquier forma de suministro a menores de edad de bebidas azucaradas y alimentos con alto contenido de azúcar.

    La iniciativa, aprobado por el Congreso local, ocurrió en la semana que México superó los 52 mil fallecidos por COVID-19. Diputados de otros estados como Colima, Tamaulipas, Tabasco, Guanajuato y Ciudad de México han externado su intención de presentar iniciativas similares a la oaxaqueña que ha sido aplaudida por la Organización de las Naciones Unidas, académicos y activistas.

    La norma aprobada por el Congreso suma un artículo a la Ley de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes del Estado de Oaxaca e implementa sanciones administrativas con el fin de eliminar algunas formas de malnutrición.

    La norma prohíbe la distribución de “aquellos alimentos que excedan los límites máximos de azúcares, grasas saturadas, grasas trans y sodio añadidos, conforme a la Norma Oficial Mexicana correspondiente”. La medida restringe también la venta de estos productos en escuelas de nivel básico y medio superior.

    En este estado ubicado al sur de México, 37 de cada 100 habitantes hablan alguna de las 16 lenguas indígenas, y es además una de las regiones con más altos grados de marginación y pobreza. Oaxaca ocupa el segundo lugar del país con más obesidad en adultos y el primer lugar con obesidad infantil, el 28% de las niñas y niños de entre 5 y 11 años tienen exceso de peso.

    El 85 por ciento de los menores de edad en México consume cotidianamente bebidas azucaradas y el 64 por ciento frituras, dulces y postres. Las cifras recientes de la pandemia señalan que el 73 por ciento de los mexicanos que han muerto por Covid-19 tenían al menos alguna enfermedad relacionada con el consumo de bebidas azucaradas y alimentos ultraprocesados, informó la Secretaría de Salud.

    Pero las enfermedades relacionadas con la mala alimentación ya eran un problema antes del nuevo coronavirus, el subsecretario de salud Hugo López Gatell reveló que en 2018, el 7 por ciento de las muertes derivaron del consumo de productos ultraprocesados. La Unicef ha pedido a las autoridades de todos los niveles que no acepten donativos de productos ultraprocesados, dándole prioridad a los alimentos naturales y frescos.

    Con información de sinembargo.mx

    Comentarios (No)

    Dejar un Comentario